cirugia-ortognactica-1200x800.jpg

30 de enero de 2024 Cirugía Ortognática

La cirugía ortognática es un procedimiento quirúrgico que corrige deformidades faciales y mejora la funcionalidad. Mediante el estudio preoperatorio y la preparación del paciente, se realiza la cirugía para reubicar el maxilar y la mandíbula, con la ayuda de la ortodoncia prequirúrgica. Después de la intervención, se sigue un proceso de recuperación y cuidados postoperatorios. Aunque el dolor postoperatorio es mínimo gracias a la medicación, se obtienen beneficios estéticos y una mejor calidad de vida.

 

Cirugía Ortognática: ¿Qué es y en qué casos puede ayudarnos?

La Cirugía Ortognática es un procedimiento quirúrgico que se utiliza para corregir deformidades dento-craneofaciales, con el objetivo de lograr un equilibrio facial armonioso. Esta intervención se realiza en casos en los que existen alteraciones faciales derivadas principalmente del desarrollo y crecimiento de la persona.

Esta cirugía se emplea para solucionar diferentes problemas relacionados con el esqueleto facial, como la asimetría facial, la retrognatia, el prognatismo, la sonrisa gingival y la mordida abierta. Estas anomalías no solo afectan estéticamente, sino que también pueden ocasionar dificultades en actividades cotidianas como masticar y hablar.

El procedimiento de la cirugía ortognática implica la movilización y recolocación del maxilar superior y la mandíbula para corregir las deformidades. Antes de la intervención, se realiza un estudio preoperatorio exhaustivo para planificar de manera detallada los movimientos esqueléticos necesarios. Durante la cirugía, se utiliza una combinación de técnicas quirúrgicas y ortodoncia para lograr resultados óptimos.

Tras la intervención, es común que se requiera un proceso de recuperación postoperatoria en el que el paciente continúe con el tratamiento de ortodoncia. Esto permite establecer la adecuada oclusión final y garantizar una función masticatoria completa.

La cirugía ortognática no provoca un dolor intenso durante el postoperatorio, ya que se utilizan medicamentos como antibióticos y antiinflamatorios, así como la aplicación de frío local, para controlar cualquier molestia. Es importante que el paciente siga las indicaciones del equipo médico y asista regularmente a las revisiones para asegurar una correcta recuperación.

Beneficios de la cirugía ortognática incluyen la mejora estética y la restauración de la funcionalidad facial, lo que proporciona una mayor calidad de vida. Este procedimiento ha demostrado ser efectivo en la corrección de deformidades y en el restablecimiento de la armonía facial en personas que presentan problemas dento-craneofaciales.

 

Ortodoncia prequirúrgica

La ortodoncia desempeña un papel fundamental en el proceso de la cirugía ortognática, especialmente en la etapa prequirúrgica. Antes de la intervención quirúrgica, se llevará a cabo un plan de tratamiento en el que se utilizarán aparatos ortodónticos para corregir las compensaciones dentales existentes y preparar la estructura dental y esquelética para la cirugía.

El objetivo principal de la ortodoncia prequirúrgica es establecer una adecuada oclusión, es decir, lograr el correcto encaje de los dientes superiores e inferiores. Esto proporciona una base estable para que el cirujano pueda realizar los movimientos esqueléticos necesarios durante la cirugía.

El proceso de ortodoncia prequirúrgica implica la colocación de brackets en los dientes y el uso de alambres y elásticos para gradualmente corregir la posición dental y alinear las arcadas dentales. En algunos casos, también se pueden utilizar dispositivos de expansión para ensanchar el paladar y permitir el mejor posicionamiento de los maxilares.

Es importante destacar que la duración del tratamiento de ortodoncia prequirúrgica puede variar según las necesidades individuales de cada paciente, pero en general, suele durar entre 6 y 18 meses. Durante este tiempo, se realizarán visitas regulares al ortodoncista para ajustar los aparatos, revisar el progreso y planificar la siguiente etapa del tratamiento.

La ortodoncia prequirúrgica no solo prepara los dientes y las estructuras óseas para la cirugía, sino que también contribuye a mejorar la estética facial y la función masticatoria. Al corregir la maloclusión y alinear correctamente los dientes, se logra un equilibrio facial y una mejoría en la capacidad de masticar y hablar.

 

Procedimiento de la cirugía ortognática

Estudio preoperatorio

Antes de la cirugía ortognática, se realiza un exhaustivo estudio preoperatorio. Este incluye análisis radiográficos, modelos dentales y fotografías. Con esta información, se lleva a cabo una planificación detallada mediante programas informáticos para determinar los ajustes necesarios.

Preparación del paciente

Antes de la intervención, se prepara al paciente para asegurar el éxito de la cirugía ortognática. Además de proporcionarle información detallada sobre el procedimiento, se lleva a cabo una evaluación médica completa para descartar cualquier contraindicación o riesgo.

Desarrollo de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática se realiza bajo anestesia general y consta de dos fases principales. En la primera fase, se accede a los huesos maxilares a través de pequeñas incisiones dentro de la boca. Luego, se realiza la movilización y recolocación de los maxilares de acuerdo con la planificación preoperatoria.

En la segunda fase, se fijan los huesos en su nueva posición utilizando técnicas de osteosíntesis, como placas y tornillos. Se cierran las incisiones y se realiza la sutura. Al finalizar, se coloca una férula oclusal para favorecer la correcta cicatrización y proteger los huesos recolocados.

  • Estudio preoperatorio: análisis radiográficos, modelos dentales y fotografías.
  • Preparación del paciente: información detallada y evaluación médica completa.
  • Desarrollo de la cirugía ortognática: movilización y recolocación de los maxilares bajo anestesia general, fijación de los huesos en su nueva posición y cierre de las incisiones.

Proceso de recuperación postoperatoria

Una vez finalizada la cirugía ortognática, es fundamental seguir una adecuada recuperación postoperatoria para garantizar una óptima cicatrización y adaptación del organismo a los cambios realizados. A continuación, te mostramos los pasos clave durante este proceso:

  • Cuidado de las incisiones: Se deben seguir las instrucciones proporcionadas por el cirujano para el cuidado y limpieza de las incisiones realizadas durante la cirugía. Es importante mantener las heridas limpias y protegidas para prevenir infecciones.
  • Control del dolor e inflamación: Es normal experimentar dolor y tener inflamación en las primeras semanas después de la cirugía. El médico recetará medicamentos para controlar el dolor y reducir la inflamación, los cuales deben ser tomados según las indicaciones.
  • Alimentación adecuada: Durante los primeros días de la recuperación postoperatoria, es recomendable seguir una dieta líquida o blanda para facilitar la alimentación sin ejercer presión sobre la mandíbula. Con el tiempo, se irá avanzando hacia una dieta más sólida, siguiendo las indicaciones del médico o nutricionista.
  • Cuidado de la higiene oral: Mantener una buena higiene oral es esencial para prevenir infecciones y mantener la salud bucal. Se deberán seguir las recomendaciones del odontólogo para el cepillado de los dientes y la limpieza de la boca durante el proceso de recuperación.
  • Sesiones de fisioterapia: El médico puede recomendar sesiones de fisioterapia para ayudar en la recuperación y rehabilitación de los músculos de la mandíbula y del rostro. Estas terapias ayudarán a restaurar la funcionalidad y movilidad adecuada de la mandíbula.
  • Seguimiento médico: Durante todo el proceso de recuperación postoperatoria, es importante acudir a las citas de seguimiento programadas con el cirujano y el ortodoncista. Ellos evaluarán el progreso del paciente y realizarán los ajustes necesarios en el tratamiento.

Es fundamental seguir al pie de la letra todas las indicaciones y recomendaciones proporcionadas por el equipo médico para asegurar una recuperación exitosa. Cada paciente es único y requerirá un cuidado específico, por lo que es importante personalizar el proceso de recuperación postoperatoria según las necesidades individuales.

 

Desmitificación del dolor postoperatorio

Uno de los principales temores que surgen al considerar una cirugía ortognática es el dolor durante el período de recuperación. Sin embargo, es importante destacar que el dolor postoperatorio no es tan intenso como se podría pensar.

Gracias a los avances médicos y a las técnicas utilizadas en esta intervención, se han implementado medidas para reducir significativamente el dolor experimentado por los pacientes. Durante las primeras horas después de la cirugía, se administran medicamentos antiinflamatorios y antibióticos para controlar la molestia y prevenir infecciones.

Además, se emplea la aplicación de frío local para disminuir la inflamación y aliviar cualquier sensación de incomodidad. Estos elementos combinados contribuyen a que el dolor sea tolerable y manejable a lo largo del proceso de recuperación.

Es importante mencionar que cada paciente tiene un umbral de tolerancia al dolor único, por lo que las experiencias individuales pueden variar. Sin embargo, en general, el dolor se describe como moderado y se controla eficazmente mediante la medicación adecuada.

Es esencial seguir las indicaciones y recomendaciones del equipo médico para garantizar una recuperación óptima y minimizar cualquier molestia adicional. Recuerda que el dolor postoperatorio es temporal y forma parte del proceso para lograr los resultados deseados.

 


cirugia-ortognatica-1200x800.jpg

17 de agosto de 2023 Cirugía Ortognática

La cirugía ortognática es un procedimiento quirúrgico que trata anomalías dentofaciales, mejorando la capacidad de masticar, hablar y respirar, y aumentando la autoestima. También tiene beneficios estéticos, corrigiendo asimetrías faciales y problemas de mordida abierta. Además, soluciona trastornos como la apnea del sueño y los problemas de la articulación temporomandibular (ATM). Antes de la cirugía, se realiza una evaluación completa para asegurar resultados óptimos. Durante la cirugía, se reposicionan los huesos faciales y se fijan en su lugar. Aunque existen riesgos, con una planificación adecuada y un equipo experimentado, se minimizan. Los avances tecnológicos también están mejorando esta cirugía.

 

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática, también conocida como cirugía maxilofacial, tiene como objetivo corregir deformidades y desequilibrios en el crecimiento de los huesos faciales y la mandíbula, con el fin de mejorar tanto la función como la estética facial.

Definición y objetivos de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática consiste en realizar cortes precisos en los huesos de la cara y la mandíbula para reposicionarlos correctamente. Esto se lleva a cabo con el objetivo de corregir maloclusiones dentales, mordidas abiertas, protrusiones mandibulares o retrognatias, entre otras alteraciones. Mediante esta intervención, se busca lograr un equilibrio facial armonioso y una correcta oclusión dental.

Tipos de anomalías dentofaciales tratadas mediante cirugía ortognática

Existen diversos tipos de anomalías dentofaciales que pueden ser tratadas mediante cirugía ortognática. Estas incluyen malposiciones dentales, mandíbula o maxilares prominente o hundidos, asimetrías faciales, paladares estrechos, sonrisas gingivales excesivas y problemas de oclusión dental. Cada paciente presenta un caso único y personalizado, que requiere de un análisis exhaustivo por parte de un equipo especializado.

Impacto de las anomalías dentofaciales en la calidad de vida del paciente

Las anomalías dentofaciales pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes. No solo afectan la apariencia estética facial, sino que también pueden dificultar la masticación, el habla y la respiración adecuadas. Estas condiciones pueden generar molestias físicas, limitaciones funcionales y emocionales, afectando la autoestima y la confianza de las personas en su vida cotidiana. La cirugía ortognática busca mejorar todos estos aspectos, permitiendo a los pacientes una función masticatoria y fonética adecuada, una correcta alineación dental, un equilibrio facial más armónico y una mayor autoconfianza en su imagen personal.

Beneficios estéticos de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática ofrece una serie de beneficios estéticos significativos que pueden mejorar notablemente la apariencia facial y la percepción de uno mismo. A continuación, se detallan algunos de estos beneficios:

Corrección de asimetrías faciales

Una de las principales mejoras estéticas que proporciona la cirugía ortognática es la corrección de la asimetría facial. Muchas personas sufren de desequilibrios en los rasgos faciales, lo que puede afectar negativamente su autoestima. Mediante la cirugía ortognática, es posible reposicionar los huesos de la mandíbula y la cara de manera precisa, logrando un equilibrio y una simetría facial mejorados. Esto ayuda a obtener un aspecto más armonioso y atractivo.

Mejora de la sonrisa gingival

La sonrisa gingival, caracterizada por una exposición excesiva de encías al sonreír, puede ser una preocupación estética para muchas personas. La cirugía ortognática puede corregir este problema al reposicionar la mandíbula y los huesos faciales, permitiendo una sonrisa más equilibrada y estéticamente agradable. Al lograr una proporción adecuada entre los dientes, los labios y las encías, se obtiene una sonrisa más natural y estética.

Corrección de la mordida abierta y retrognatia mandibular

Otro beneficio estético importante de la cirugía ortognática es la corrección de problemas de mordida abierta y retrognatia mandibular. La mordida abierta se produce cuando los dientes superiores e inferiores no se encuentran en contacto adecuado al cerrar la boca, lo que puede afectar la apariencia facial y la funcionalidad. Por otra parte, la retrognatia mandibular se caracteriza por una mandíbula retraída, lo que puede dar lugar a una apariencia facial menos armoniosa. La cirugía ortognática puede corregir estos problemas al reposicionar los huesos faciales y lograr una mordida y una mandíbula más adecuadas, mejorando tanto la función como la estética facial.

  • Mejora notable de la apariencia facial y la autoestima.
  • Corrección precisa de desequilibrios faciales y asimetrías.
  • Sonrisa más equilibrada y armoniosa, corrigiendo la exposición excesiva de encías.
  • Corrección de problemas de mordida abierta y retrognatia mandibular.

 

Beneficios funcionales de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática no solo tiene beneficios estéticos, sino que también ofrece mejoras significativas en cuanto a la función y calidad de vida de los pacientes. A continuación, se detallan algunos de los principales beneficios funcionales que se pueden obtener mediante este procedimiento:

Tratamiento de la apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que se caracteriza por la interrupción de la respiración durante el sueño. Esta condición puede tener un impacto negativo en la calidad del descanso y la salud en general. La cirugía ortognática puede ser una solución eficaz para tratar la apnea del sueño, ya que permite corregir la posición de los huesos faciales para mejorar las vías respiratorias y facilitar una respiración adecuada durante el sueño.

Mejora de la articulación temporomandibular (ATM)

La articulación temporomandibular (ATM) es la conexión entre la mandíbula y el cráneo, y los problemas en esta zona pueden ocasionar dolor, dificultad al masticar y hablar, e incluso limitar la apertura de la boca. La cirugía ortognática puede ayudar a mejorar la función de la ATM al corregir la posición de los huesos faciales y alinear adecuadamente la mandíbula. Esto contribuye a reducir las molestias y favorece una correcta función de la mandíbula.

Impacto en la función masticatoria y fonética

Las anomalías dentofaciales pueden afectar negativamente la capacidad de masticar y hablar correctamente. La cirugía ortognática permite corregir estas alteraciones, mejorando la función masticatoria y facilitando una correcta pronunciación de los sonidos. Al restablecer el equilibrio y la alineación de los huesos faciales, se crea un entorno propicio para una función bucal adecuada, lo que contribuye a una mejor calidad de vida en términos de alimentación y comunicación.

 

Preparación y evaluación antes de la cirugía ortognática

Evaluación exhaustiva por parte del cirujano oral y ortodoncista

Antes de someterse a una cirugía ortognática, es fundamental realizar una evaluación exhaustiva por parte del cirujano oral y el ortodoncista. Ambos especialistas trabajarán en conjunto para determinar el mejor plan de tratamiento para cada paciente. Durante esta evaluación, se revisará y analizará la historia clínica del paciente, su salud bucal, sus hábitos de higiene dental y sus preocupaciones estéticas y funcionales. Además, se realizará una evaluación detallada de la mordida y de la función de la mandíbula, para identificar las anomalías dentofaciales específicas que requieren ser corregidas mediante la cirugía ortognática. Esta evaluación puede incluir el uso de fotografías, radiografías y modelos de estudio para obtener una perspectiva completa y precisa de la situación.

Técnicas de diagnóstico por imagen utilizadas en la planificación

Una parte fundamental de la planificación de la cirugía ortognática es el uso de técnicas de diagnóstico por imagen. Estas técnicas permiten obtener una visión detallada de la estructura ósea facial del paciente, lo que es fundamental para determinar la extensión de la cirugía y las correcciones necesarias. Entre las técnicas de diagnóstico por imagen utilizadas se encuentran las radiografías panorámicas, las tomografías computarizadas y las imágenes en 3D. Estas imágenes permiten al cirujano analizar y evaluar la posición de los huesos faciales y su relación con los dientes y las estructuras vecinas. Gracias a esto, se puede planificar con precisión el reposicionamiento de los huesos y determinar la forma en que se fijarán en su nueva posición durante la cirugía.

Importancia de la alineación dental antes y después de la cirugía

La alineación dental es un aspecto fundamental antes y después de la cirugía ortognática. Antes del procedimiento, se trabajará en conjunto con el ortodoncista para alinear correctamente los dientes. Esto es necesario para asegurar que los dientes superiores e inferiores encajen de manera adecuada después de la cirugía. Después de la cirugía, también es importante mantener una correcta alineación dental. Esto se logra a través del uso de dispositivos de ortodoncia, como frenillos o alineadores, que ayudarán a mantener la posición de los dientes y asegurar una correcta oclusión. El ortodoncista y el cirujano oral trabajarán en conjunto para establecer un plan de tratamiento postoperatorio que garantice una adecuada alineación dental y una correcta función masticatoria.

 

Procedimiento quirúrgico de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática es un procedimiento quirúrgico altamente especializado que busca corregir las anomalías dentofaciales. Este proceso se divide en tres etapas principales: incisiones y acceso a los huesos de la mandíbula y la cara, reposicionamiento de los huesos faciales y fijación con placas y tornillos, y cuidados posoperatorios y manejo del dolor y la inflamación.

Incisiones y acceso a los huesos de la mandíbula y la cara

En primer lugar, se realizan incisiones dentro de la boca para permitir el acceso a los huesos de la mandíbula y la cara. Estas incisiones se realizan de manera cuidadosa para minimizar las cicatrices visibles. Una vez se ha obtenido el acceso necesario, se procede al siguiente paso del procedimiento.

Reposicionamiento de los huesos faciales y fijación con placas y tornillos

Una vez que se ha accedido a los huesos faciales, se realiza el reposicionamiento de los mismos. Con la ayuda de técnicas precisas, el cirujano dental mueve cuidadosamente los huesos de la mandíbula y la cara a su posición correcta. Para mantenerlos en su lugar, se utilizan placas y tornillos especialmente diseñados para la cirugía ortognática.

Estos dispositivos de fijación permiten una sujeción firme y estable de los huesos, lo que es fundamental para asegurar una correcta cicatrización y una recuperación exitosa. Además, estas placas y tornillos están diseñados para ser compatibles con el tejido humano, reduciendo así el riesgo de rechazo o complicaciones.

Cuidados posoperatorios y manejo del dolor y la inflamación

Una vez finalizada la cirugía, es normal experimentar cierta inflamación y molestias. Para garantizar una adecuada recuperación, se brindan cuidados posoperatorios específicos, que incluyen la administración de medicamentos para controlar el dolor y reducir la inflamación.

Además, se proporcionan pautas sobre la alimentación y los cuidados de higiene oral durante el período de recuperación. Es fundamental seguir estas indicaciones al pie de la letra para garantizar una óptima cicatrización y una recuperación exitosa.

El equipo médico estará disponible para brindar apoyo y seguimiento durante todo el proceso de recuperación, y cualquier duda o inquietud que surja puede ser resuelta de manera oportuna.

 

Riesgos y complicaciones de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática, al igual que cualquier procedimiento quirúrgico, conlleva ciertos riesgos y posibles complicaciones que es importante tener en cuenta. A continuación, describiremos algunos de los riesgos más comunes asociados a esta intervención, así como las medidas necesarias para prevenir y minimizarlos.

Sangrado, infección y dolor crónico

Uno de los riesgos más habituales de la cirugía ortognática es el sangrado durante o después del procedimiento. Aunque es normal experimentar cierto grado de sangrado y hematomas en los primeros días posteriores a la cirugía, es importante seguir las recomendaciones del cirujano oral para controlar y minimizar estos efectos secundarios.

Asimismo, existe el riesgo de infección en el área intervenida. Es fundamental mantener una adecuada higiene bucal, así como seguir las pautas del equipo médico para el cuidado de las incisiones y evitar la proliferación de bacterias.

Otro posible inconveniente a largo plazo es el dolor crónico. Si bien es normal sentir molestias temporales tras la cirugía ortognática, en algunos casos, el paciente puede experimentar dolor persistente en la mandíbula o en las incisiones. En estos casos, es importante comunicarlo al equipo médico para que puedan proporcionar el tratamiento adecuado y aliviar las molestias.

Entumecimiento facial y problemas en la articulación temporomandibular (ATM)

El entumecimiento facial es otro de los riesgos asociados a la cirugía ortognática. En algunos casos, después de la intervención, es posible que el paciente experimente una disminución temporal de la sensibilidad en la zona de la cara y los labios. Generalmente, este síntoma desaparece gradualmente a medida que el cuerpo se recupera.

Por otro lado, cabe mencionar que la cirugía ortognática también puede tener un impacto en la articulación temporomandibular (ATM), lo que puede provocar dificultades en la apertura y cierre de la boca, así como molestias en la mandíbula. Si se presentan estos síntomas, es importante informar al equipo médico para que puedan realizar una evaluación y brindar el tratamiento necesario.

Medidas de prevención y minimización de riesgos

Para prevenir y minimizar los riesgos y complicaciones asociados a la cirugía ortognática, es fundamental seguir todas las indicaciones y recomendaciones del equipo médico. Estas medidas pueden incluir:

  • Realizar una evaluación exhaustiva antes de la cirugía para identificar posibles factores de riesgo.
  • Mantener una buena higiene bucal antes y después de la intervención.
  • Seguir los cuidados posoperatorios, como la toma de medicación y la aplicación de compresas frías para reducir la hinchazón.
  • Realizar fisioterapia mandibular para facilitar la recuperación.
  • Acudir a todas las citas de seguimiento con el cirujano oral y el ortodoncista para evaluar el progreso y abordar cualquier problema que pueda surgir.

Es importante destacar que, si bien la cirugía ortognática conlleva ciertos riesgos, estos se minimizan en gran medida gracias a una planificación adecuada, la experiencia del equipo quirúrgico y el seguimiento adecuado por parte del paciente.

 

Avances y tecnología en cirugía ortognática

La cirugía ortognática ha experimentado avances significativos en los últimos años, gracias a la aplicación de nuevas tecnologías y técnicas innovadoras. Estos avances han mejorado la precisión y los resultados de este procedimiento, ofreciendo a los pacientes una mayor calidad de vida.

Análisis automatizados de asimetrías faciales en 3D

Uno de los avances más destacados en la cirugía ortognática es la utilización de análisis automatizados de asimetrías faciales en tres dimensiones. Mediante el uso de avanzados software, los cirujanos pueden obtener una representación detallada y precisa de la estructura facial del paciente.

Estos análisis permiten identificar y medir de manera objetiva las discrepancias faciales, tanto en términos de simetría como de proporción. Esta información es invaluable a la hora de planificar el procedimiento quirúrgico, ya que ayuda a determinar los movimientos y reposicionamientos necesarios para lograr un equilibrio facial adecuado.

Además, los análisis automatizados en 3D agilizan el proceso de evaluación y diagnóstico, reduciendo el tiempo requerido para obtener resultados precisos. Esto no solo beneficia al equipo médico, sino también a los pacientes, al acortar los plazos de espera y agilizar el inicio del tratamiento.

Últimas noticias y tendencias en el campo de la cirugía ortognática

El campo de la cirugía ortognática está en constante evolución, con continuos avances y nuevas tendencias que buscan mejorar aún más los resultados y la experiencia del paciente. A través de investigaciones y estudios científicos, se exploran nuevas técnicas quirúrgicas, materiales y enfoques terapéuticos.

Entre las últimas noticias y tendencias en cirugía ortognática se encuentran investigaciones sobre la utilización de técnicas mínimamente invasivas, que permiten realizar el procedimiento con incisiones más pequeñas y tiempos de recuperación más rápidos. Asimismo, se investiga el uso de materiales de última generación, como implantes 3D personalizados, que mejoran la estabilidad y los resultados estéticos finales.

Otra tendencia emergente es la utilización de tecnología de realidad virtual y aumentada, que proporciona a los cirujanos una visión más precisa y detallada de la estructura facial del paciente durante la planificación y ejecución de la cirugía. Esto permite una mayor precisión y seguridad en los procedimientos, así como una mejor comunicación con el paciente para comprender sus expectativas y necesidades.





Odontología multidisciplinar






© 2021 Boca a Boca Clínica Dental – Registro Sanitario Nº CS4527 / Layout by Actitud de Comunicación


× ¿Cómo podemos ayudarte?