Cirugía Ortognática: Mejora tu apariencia facial y tu calidad de vida

30 de enero de 2024
cirugia-ortognactica-1200x800.jpg

La cirugía ortognática es un procedimiento quirúrgico que corrige deformidades faciales y mejora la funcionalidad. Mediante el estudio preoperatorio y la preparación del paciente, se realiza la cirugía para reubicar el maxilar y la mandíbula, con la ayuda de la ortodoncia prequirúrgica. Después de la intervención, se sigue un proceso de recuperación y cuidados postoperatorios. Aunque el dolor postoperatorio es mínimo gracias a la medicación, se obtienen beneficios estéticos y una mejor calidad de vida.

 

Cirugía Ortognática: ¿Qué es y en qué casos puede ayudarnos?

La Cirugía Ortognática es un procedimiento quirúrgico que se utiliza para corregir deformidades dento-craneofaciales, con el objetivo de lograr un equilibrio facial armonioso. Esta intervención se realiza en casos en los que existen alteraciones faciales derivadas principalmente del desarrollo y crecimiento de la persona.

Esta cirugía se emplea para solucionar diferentes problemas relacionados con el esqueleto facial, como la asimetría facial, la retrognatia, el prognatismo, la sonrisa gingival y la mordida abierta. Estas anomalías no solo afectan estéticamente, sino que también pueden ocasionar dificultades en actividades cotidianas como masticar y hablar.

El procedimiento de la cirugía ortognática implica la movilización y recolocación del maxilar superior y la mandíbula para corregir las deformidades. Antes de la intervención, se realiza un estudio preoperatorio exhaustivo para planificar de manera detallada los movimientos esqueléticos necesarios. Durante la cirugía, se utiliza una combinación de técnicas quirúrgicas y ortodoncia para lograr resultados óptimos.

Tras la intervención, es común que se requiera un proceso de recuperación postoperatoria en el que el paciente continúe con el tratamiento de ortodoncia. Esto permite establecer la adecuada oclusión final y garantizar una función masticatoria completa.

La cirugía ortognática no provoca un dolor intenso durante el postoperatorio, ya que se utilizan medicamentos como antibióticos y antiinflamatorios, así como la aplicación de frío local, para controlar cualquier molestia. Es importante que el paciente siga las indicaciones del equipo médico y asista regularmente a las revisiones para asegurar una correcta recuperación.

Beneficios de la cirugía ortognática incluyen la mejora estética y la restauración de la funcionalidad facial, lo que proporciona una mayor calidad de vida. Este procedimiento ha demostrado ser efectivo en la corrección de deformidades y en el restablecimiento de la armonía facial en personas que presentan problemas dento-craneofaciales.

 

Ortodoncia prequirúrgica

La ortodoncia desempeña un papel fundamental en el proceso de la cirugía ortognática, especialmente en la etapa prequirúrgica. Antes de la intervención quirúrgica, se llevará a cabo un plan de tratamiento en el que se utilizarán aparatos ortodónticos para corregir las compensaciones dentales existentes y preparar la estructura dental y esquelética para la cirugía.

El objetivo principal de la ortodoncia prequirúrgica es establecer una adecuada oclusión, es decir, lograr el correcto encaje de los dientes superiores e inferiores. Esto proporciona una base estable para que el cirujano pueda realizar los movimientos esqueléticos necesarios durante la cirugía.

El proceso de ortodoncia prequirúrgica implica la colocación de brackets en los dientes y el uso de alambres y elásticos para gradualmente corregir la posición dental y alinear las arcadas dentales. En algunos casos, también se pueden utilizar dispositivos de expansión para ensanchar el paladar y permitir el mejor posicionamiento de los maxilares.

Es importante destacar que la duración del tratamiento de ortodoncia prequirúrgica puede variar según las necesidades individuales de cada paciente, pero en general, suele durar entre 6 y 18 meses. Durante este tiempo, se realizarán visitas regulares al ortodoncista para ajustar los aparatos, revisar el progreso y planificar la siguiente etapa del tratamiento.

La ortodoncia prequirúrgica no solo prepara los dientes y las estructuras óseas para la cirugía, sino que también contribuye a mejorar la estética facial y la función masticatoria. Al corregir la maloclusión y alinear correctamente los dientes, se logra un equilibrio facial y una mejoría en la capacidad de masticar y hablar.

 

Procedimiento de la cirugía ortognática

Estudio preoperatorio

Antes de la cirugía ortognática, se realiza un exhaustivo estudio preoperatorio. Este incluye análisis radiográficos, modelos dentales y fotografías. Con esta información, se lleva a cabo una planificación detallada mediante programas informáticos para determinar los ajustes necesarios.

Preparación del paciente

Antes de la intervención, se prepara al paciente para asegurar el éxito de la cirugía ortognática. Además de proporcionarle información detallada sobre el procedimiento, se lleva a cabo una evaluación médica completa para descartar cualquier contraindicación o riesgo.

Desarrollo de la cirugía ortognática

La cirugía ortognática se realiza bajo anestesia general y consta de dos fases principales. En la primera fase, se accede a los huesos maxilares a través de pequeñas incisiones dentro de la boca. Luego, se realiza la movilización y recolocación de los maxilares de acuerdo con la planificación preoperatoria.

En la segunda fase, se fijan los huesos en su nueva posición utilizando técnicas de osteosíntesis, como placas y tornillos. Se cierran las incisiones y se realiza la sutura. Al finalizar, se coloca una férula oclusal para favorecer la correcta cicatrización y proteger los huesos recolocados.

  • Estudio preoperatorio: análisis radiográficos, modelos dentales y fotografías.
  • Preparación del paciente: información detallada y evaluación médica completa.
  • Desarrollo de la cirugía ortognática: movilización y recolocación de los maxilares bajo anestesia general, fijación de los huesos en su nueva posición y cierre de las incisiones.

Proceso de recuperación postoperatoria

Una vez finalizada la cirugía ortognática, es fundamental seguir una adecuada recuperación postoperatoria para garantizar una óptima cicatrización y adaptación del organismo a los cambios realizados. A continuación, te mostramos los pasos clave durante este proceso:

  • Cuidado de las incisiones: Se deben seguir las instrucciones proporcionadas por el cirujano para el cuidado y limpieza de las incisiones realizadas durante la cirugía. Es importante mantener las heridas limpias y protegidas para prevenir infecciones.
  • Control del dolor e inflamación: Es normal experimentar dolor y tener inflamación en las primeras semanas después de la cirugía. El médico recetará medicamentos para controlar el dolor y reducir la inflamación, los cuales deben ser tomados según las indicaciones.
  • Alimentación adecuada: Durante los primeros días de la recuperación postoperatoria, es recomendable seguir una dieta líquida o blanda para facilitar la alimentación sin ejercer presión sobre la mandíbula. Con el tiempo, se irá avanzando hacia una dieta más sólida, siguiendo las indicaciones del médico o nutricionista.
  • Cuidado de la higiene oral: Mantener una buena higiene oral es esencial para prevenir infecciones y mantener la salud bucal. Se deberán seguir las recomendaciones del odontólogo para el cepillado de los dientes y la limpieza de la boca durante el proceso de recuperación.
  • Sesiones de fisioterapia: El médico puede recomendar sesiones de fisioterapia para ayudar en la recuperación y rehabilitación de los músculos de la mandíbula y del rostro. Estas terapias ayudarán a restaurar la funcionalidad y movilidad adecuada de la mandíbula.
  • Seguimiento médico: Durante todo el proceso de recuperación postoperatoria, es importante acudir a las citas de seguimiento programadas con el cirujano y el ortodoncista. Ellos evaluarán el progreso del paciente y realizarán los ajustes necesarios en el tratamiento.

Es fundamental seguir al pie de la letra todas las indicaciones y recomendaciones proporcionadas por el equipo médico para asegurar una recuperación exitosa. Cada paciente es único y requerirá un cuidado específico, por lo que es importante personalizar el proceso de recuperación postoperatoria según las necesidades individuales.

 

Desmitificación del dolor postoperatorio

Uno de los principales temores que surgen al considerar una cirugía ortognática es el dolor durante el período de recuperación. Sin embargo, es importante destacar que el dolor postoperatorio no es tan intenso como se podría pensar.

Gracias a los avances médicos y a las técnicas utilizadas en esta intervención, se han implementado medidas para reducir significativamente el dolor experimentado por los pacientes. Durante las primeras horas después de la cirugía, se administran medicamentos antiinflamatorios y antibióticos para controlar la molestia y prevenir infecciones.

Además, se emplea la aplicación de frío local para disminuir la inflamación y aliviar cualquier sensación de incomodidad. Estos elementos combinados contribuyen a que el dolor sea tolerable y manejable a lo largo del proceso de recuperación.

Es importante mencionar que cada paciente tiene un umbral de tolerancia al dolor único, por lo que las experiencias individuales pueden variar. Sin embargo, en general, el dolor se describe como moderado y se controla eficazmente mediante la medicación adecuada.

Es esencial seguir las indicaciones y recomendaciones del equipo médico para garantizar una recuperación óptima y minimizar cualquier molestia adicional. Recuerda que el dolor postoperatorio es temporal y forma parte del proceso para lograr los resultados deseados.

 




Odontología multidisciplinar






© 2021 Boca a Boca Clínica Dental – Registro Sanitario Nº CS4527 / Layout by Actitud de Comunicación


× ¿Cómo podemos ayudarte?